La virtualización o el milagro de la multiplicación del pan y los PC

Hola a todos:

En primer lugar, quiero pedir disculpas por la falta de actividad reciente. Se avecinan cambios en el plano profesional y he estado muy ocupado en el último mes. Espero poder volver a retomar mi actividad habitual en la respuesta a preguntas, dudas, etc. a través del blog.

Manos a la obra. En este artículo (que espero sea breve) voy a tratar un tema de carácter informático: la virtualización. Según la Wikipedia, la virtualización es “la creación -a través de software- de una versión virtual de algún recurso tecnológico, como puede ser una plataforma de hardware, un sistema operativo […]”, no obstante, a efectos prácticos, para mí la mayoría de las veces la virtualización consiste en crear un segundo ordenador virtual dentro de mi propio equipo. Habrá gente que se pregunte, ¿y para qué le sirve esto a un traductor? Bueno, es sorprendente la de veces que he recurrido durante mi vida profesional a la virtualización; más abajo pongo ejemplos. Sin embargo, ahora mismo os dejo, a modo de receta, los ingredientes necesarios para virtualizar un PC:

1 – El software de reproducción de equipos virtuales gratuito de Vmware.

2- Una imagen de sistema operativo (un archivo de SO con la extensión .iso), o bien, un PC virtualizado (archivos con extensión .vmx). En este caso, por ejemplo, yo tengo una imagen de SO Windows XP creada a partir de mi propio ordenador. No obstante, en la red hay muchas, tanto de Windows como de Linux. La cuestión es tener licencia válida para activarla luego.

Estos dos elementos son lo único que necesitamos. Para crear una máquina virtual, lo único que hacemos es, en primer lugar, instalar el software VMware Player que he indicado arriba. A continuación, iniciamos el programa y, mediante el asistente, configuramos las características de nuestro nuevo ordenador virtual (capacidad, memoria ram, etc.) y, finalmente, utilizamos la imagen en formato .iso mencionada en el punto 2 para instalar el SO en el PC virtual. Realmente, como podréis observar, el proceso de instalación es idéntico al de un SO en un PC físico.

Tras finalizar la instalación del SO, al abrir VMware Player veremos que tenemos un archivo con el nombre del SO instalado, sobre el que podemos hacer clic para reproducirlo, tal y como se ve en la imagen (en mi caso, hay instalada una versión de Linux que se llama CS50 Appliance 17).

VmPlayer

Realmente, al hacer clic en el botón de reproducción, lo que hacemos es arrancar el ordenador virtual, es decir, es como si pulsáramos el botón físico de encendido de nuestro ordenador. Si creáis un PC virtual y lo arrancáis, el resultado en pantalla que tendréis será parecido a este. Como podéis observar, se trata pues del concepto de “un ordenador dentro de un ordenador” que mencioné al principio. Como es lógico, dentro de este nuevo ordenador virtual que hemos creado podemos trabajar con normalidad, es decir, podemos crear archivos, hacer instalaciones, almacenar trabajo, etc. Todo lo que hagamos, queda registrado dentro del archivo que Vmware Player crea al instalar el SO.

PC virtualizado y PC físico

Bueno, y de nuevo, todo este lío, ¿para qué me sirve a mí como traductor? Pues os doy unos ejemplos para los que yo he utilizado (y utilizo) la virtualización para que os hagáis una idea:

1 – Realización de testing: hay veces que para realizar testings es necesario disponer de varios equipos para, por ejemplo, comprobar cadenas de software localizado en idioma de origen y partida. En estos casos, en lugar de utilizar otro PC físico, si el cliente no presenta problemas, prefiero utilizar un PC virtual para un idioma (el de origen) y el PC físico para el otro (el de destino). Este procedimiento permite también poder instalar varias versiones de un SO dentro de un mismo PC, por ejemplo, instalar en un PC con Windows 7 máquinas virtuales con SO Win XP y Vista que un cliente nos pide también para un testing. Al usar la virtualización de esta forma, nos ahorramos el invertir en PC físicos adicionales y, además, se gana mucha flexibilidad, puesto que todo está accesible desde el mismo lugar.

2- Herramientas con requisitos muy específicos: para determinados trabajos, hay veces que es necesario prácticamente adaptar toda la configuración del ordenador (por ejemplo, para una herramienta que requiere una versión concreta antigua del servidor de SQL). En estos casos, a mí me resulta mucho más práctico crear una máquina virtual dentro de mi PC y adaptarla, en lugar de cambiar todo mi entorno de trabajo habitual.

3 – Ampliación de periodos de prueba: no estaba muy seguro de si poner esta, pero lo hago por la insistencia de un antiguo compañero de trabajo que me dijo que a mucha gente le encantaría saber esto. Como ya he dicho arriba, en los PC virtuales se pueden hacer instalaciones con total normalidad. Por ello, en ocasiones, cuando tengo que aprender a utilizar una nueva aplicación de software (una herramienta CAT, por ejemplo) y no tengo suficiente con el periodo de prueba de treinta días, opto por crear un PC virtual e instalarla dentro, de manera que gano otros treinta días de prueba. Obviamente, este procedimiento se puede repetir (crear el PC virtual e instalar el software que se necesite), de manera que, en cierto modo, estamos ampliando los periodos de prueba hasta que realmente se conoce la aplicación de software en cuestión y decidimos comprar la versión completa.

El lote completo: añadir Dropbox
Recuerdo que las primeras veces que instalé PC virtuales me resultaba muy engorroso pasar archivos del ordenador virtual al PC real. A veces incluso acababa usando el correo electrónico o el servidor FTP para copiar-pegar dentro de mi propio ordenador. No obstante, mi vida mejoró sustancialmente en este sentido en el momento que conocí Dropbox. ¿Por qué? Pues porque se me ocurrió que podía instalar Dropbox en mis PC virtuales y usar una carpeta de Dropbox como buzón general de almacenamiento de documentos y archivos de trabajo en el PC virtual. Hecho esto, sólo es cuestión de sincronizar Dropbox y, ¡voila!, tenemos acceso rápido y sencillo a los archivos desde cualquier parte.

Creo que con estas explicaciones breves (puede que falte información, pero como introducción valdrá para la mayoría), los ejemplos y el complemento del Dropbox, podéis empezar a hacer pruebas y ver qué os parece. Os garantizo que incluso para un traductor acaba siendo muy útil ser capaz de crear y gestionar PC virtuales. Además, se gana mucha destreza con el ordenador. Esto es todo., espero que os resulte útil la explicación.

Un saludo,

Álvaro

Recomendación musical: dado que Stereophonics ha sacado nuevo disco (Graffiti on the Train), ahí va uno de los temas, Roll the Dice.

Anuncios