Expresiones regulares y traducción (parte III)

¡Saludos a todos y feliz Navidad!

Ya se acerca el final del año 2012, que ha tenido sus más y sus menos, un año con bastantes cambios para mí, la verdad. Para cerrarlo y asimismo poner fin a la serie sobre expresiones regulares y traducción, en el siguiente post veremos los aspectos más avanzados del uso de las regexp que complementan a los operadores básicos vistos en los artículos anteriores de esta serie. Sin más dilación, vamos allá.

Ya sabemos cómo encontrar caracteres literales individuales, así como usar comodines para localizar tipos genéricos de caracteres, ahora es el momento de aprender a gestionar la repetición y el número de caracteres que queremos buscar. Como en los artículos anteriores, veamos una tabla de referencia con los patrones y metacaracteres de búsqueda correspondientes.

Patrones y metacaracteres para gestión de repeticiones

+ (signo más): al incluir el signo más tras una expresión regular, se encuentran uno o más caracteres de dicha regexp. Por ejemplo, mientras que [0-9] sirve para encontrar un número cualquiera entre 0 y 9, [0-9]+ sirve para encontrar uno o más números consecutivos.

* (asterisco): se usa exactamente igual que el anterior, solo que el asterisco sirve para encontrar cero o más repeticiones del carácter o rango de caracteres buscados con la regexp escrita.

? (signo de interrogación): se utiliza de forma parecida a los anteriores, con la salvedad de que ? sirve para encontrar cero o una repetición del carácter o rango de caracteres buscados.

{x} (corchetes): al crear un expresión regular seguida de corchetes con una cifra, especificamos el número exacto de ocurrencias de la regexp en cuestión que queremos encontrar. Por ejemplo, si ponemos “ {2}”, como resultado encontraremos todos los dobles espacios, pero únicamente los dobles (si hay tres espacios seguidos, no funcionará).

{x,y} (corchetes): cuando en un corchete usamos dos cifras separadas por una coma, estamos indicando un número mínimo (x) y máximo (y) de repeticiones que deseamos localizar.

{x,} (corchetes): al usar únicamente una cifra y una coma dentro del corchetes, especificamos el mínimo de repeticiones que se deben encontrar. Por ejemplo, si ponemos “ {2,}”, como resultado encontraremos todos los dobles espacios, espacios triples, cuádruples, etc.

Como podéis imaginar, al poder controlar con mucha más precisión la cantidad de caracteres que se recuperan para un intervalo o un único tipo de caracteres, tenemos mucha más potencia a nuestra disposición. Por ejemplo, si retomamos el ejemplo de la localización de números del artículo anterior, ahora podemos ver que dicha expresión podía mejorarse mucho. Así, en lugar de buscar \d\.\d (dígito, punto, dígito), ahora podríamos hacer algo como esto: \d+\.\d+ (uno o más dígitos, punto, uno más dígitos), o incluso precisarlo más con una regexp como \d+,\d{3}\.\d+ (uno o más dígitos – coma- tres dígitos – punto – uno o más dígitos) para buscar números con unidades de millar y decimales en formato de inglés británicos.

Una vez se conocen todos los operadores es cuestión de lo más complicado, es decir, exactamente lo que se comentó en el primer artículo de esta serie: definir bien qué queremos buscar (y eventualmente reemplazar) para así poder crear un patrón o expresión regular que lo represente exactamente.

Las subexpresiones

Tras ver todos los operadores, ahora me gustaría introducir otro concepto, el de las subexpresiones. Se trata sencillamente de usar paréntesis (como en matemáticas) para agrupar búsquedas y tratarlas como un único elemento. Por ejemplo, si en un texto se quieren buscar todos los años que empiecen por 18 o 19, podríamos usar la siguiente búsqueda: (18|19)\d{2}. De esta forma, buscaríamos en primer lugar 18 o 19 (¿se me olvidó mencionar que las regexp también permiten usar la barra vertical | como un operador booleano OR?) y, a continuación, exactamente dos dígitos cualquiera.Esta es en realidad una súper simplificación de todo lo que ofrecen las subexpresiones (siguiendo con el símil de la matemáticas, recordad los infinitos elementos anidados con paréntesis en las clases de álgebra), pero creo que suficiente para dejar claro cómo separar partes significativas de las regexp que creemos.

Bueno, creo que con esta introducción a los operadores para gestión de número de ocurrencias y las subexpresiones podemos dar por conceptualmente concluido este post (¡además se acaba el año 2012 y todavía tenemos muchas cosas que hacer!). Al combinar las nociones de los artículos anteriores y de este, prácticamente cualquier profesional que trabaje como traductor o localizador (en el sentido de la producción lingüística, que no de la preparación de archivos) podría ser capaz de crear expresiones complejas para crear controles de calidad personalizados, hacer búsquedas, filtrar el contenido de archivos, etc. Como ya he dicho anteriormente, el dominio de las expresiones regulares es cuestión de práctica, de cometer errores, de consultar regexp creadas por otros, comprenderlas y crecer desde ellas. Por ello, no puedo sino animaros a continuar practicando y usando las regexp en vuestro día a día para consolidar vuestros conocimientos.

No obstante, dado que en el sector de la traducción y la localización habitualmente las expresiones regulares se suelen utilizar también para la creación de definiciones de tipos de archivos y filtros personalizados para la extracción de cadenas de archivos y la preparación de archivos de traducción y localización, no puedo dar por zanjado este tema sin mencionar que obviamente quedarían por tocar temas como la anidación avanzada, uso de referencias a ocurrencias anteriores (backreferences), uso de operadores con alcance mínimo (lazy) o máximo (greedy), pseudo-variables, conversión entre mayúscula y minúscula, búsqueda contextual (hacia atrás/delante), uso de sentencias condicionales, etc. Se trata de conceptos bastante avanzados para los que en la mayoría de casos se requieren ciertas nociones de programación (para no perderse con las analogías, las referencias a lenguajes de programación, etc.). Por ello, y porque además me veo incapacitado para explicarlo todo con la seguridad y rigor necesarios (porque algunos conceptos no los tengo 100% manejados y cometo fallos), para los que queráis seguir avanzando con las expresiones regulares me gustaría recomendaros tres títulos: Mastering RegExp (O’Relly), Regular Expressions Cookbook (O’Relly) y Teach Yourself Regular Expressions In 10 Minutes (Ben Forta). Son parte del material bibliográfico con el que he ido aprendido y mejorando mi uso de las expresiones regulares. Por otra parte, también hay mucho material en la red.

brindisCon esta última nota bibliográfica llegamos al fin (al menos de momento) de la serie de artículos sobre expresiones regulares. Espero que os hayan resultado útiles y a que muchos os hayan animado a comenzar a utilizarlas. En serio, cuando uno se acostumbra a emplearlas a diario, acabo mejorando como profesional. Asimismo, con este post, llegamos también al fin del año 2012. Espero que a todos el 2013 os depare lo mejor.

Nos leemos en la blogosfera. ¡Feliz año nuevo!

Atentamente,

Álvaro

Recomendación musical: para terminar el año musical, un tema(zo) del disco del último mes que más me ha sorprendido (sobre todo por la juventud de su autor): Two Fingers de Jake Bugg.

3 comentarios el “Expresiones regulares y traducción (parte III)

  1. […] últimos meses publiqué una serie de artículos sobre expresiones regulares (parte I, parte II y parte III) y me llegaron algunos correos electrónicos privados con preguntas, consultas y sugerencias. […]

  2. Gracias por esta última entrega, Álvaro. Manejar regex con cierta soltura es uno de mis objetivos para este 2013 y, para ello, además de mucha práctica, tengo que leer ese Mastering Regular Expressions que recomiendas y que tengo comprado algo más de un año.

    Una recomendación: en el primer recuadro, quedaría más visual y más claro separar en párrafos distintos el más del asterisco o el interrogante. Sé que están relacionados y por ello quedan en el mismo párrafo, pero así «asustaría» menos. Y ya si pusieras ejemplos para distinguir los tres, mejor, que solo con la definición no queda claro. Bueno, ya paro de pedir y feliz año, con muchísimo retraso.

    • alvaromira dice:

      Hola, Jordi.
      Gracias por el comentario. Me apunto todo y cuando la semana que viene escriba un post (lo tengo en la agenda), añado los ejemplos.
      Con respecto a la lectura, ánimo que es ardua pero merece la pena.
      Un saludo,

      Álvaro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s