Recuentos compensados para los encargos de traducción

La semana pasada, hablaba con unos compañeros traductores acerca de la productividad (¡tan importante en estos tiempos que corren!) y de cómo varía el trabajo de un día para otro en función de la naturaleza de los encargos, según si hay muchas palabras nuevas o si se trata de un texto que exige más bien postedición que traducción por la cantidad de palabras fuzzy altas.

La cuestión es que, durante la charla salió a colación el asunto de los recuentos compensados, y me sorprendió que algunos de ellos no los aplicasen, aunque fuese a título personal para autoevaluar su propio rendimiento. De ahí que ahora me disponga a explicar rápidamente en qué consiste un recuento compensado y por qué creo que puede ser interesante saber hacerlos.

La correcta gestión del volumen de trabajo es indispensable para llevar a cabo una planificación eficaz del tiempo del que disponemos durante la jornada laboral. En el caso de los traductores, el tiempo dedicado a traducir o localizar un texto varía en función del tipo de palabras que haya que traducir. A grosso modo, podríamos establecer cuatro tipos de palabras por su influencia en el volumen y el flujo de trabajo:

a)      Palabras nuevas: se trata de palabras que forman parte de oraciones que hay que traducir desde cero.

b)      Palabras fuzzy: se trata de palabras que forman parte de oraciones para las que ya disponemos de una traducción de referencia en nuestra memoria de traducción (TM). Para este artículo del blog, vamos a considerar una palabra fuzzy toda aquella cuyo grado de coincidencia con el material de referencia de la TM se encuentre entre el 99% y el 75% (por debajo se considerarán palabras nuevas).

c)      Palabras 100%: se trata de palabras que forman parte de oraciones ya traducidas anteriormente y que no tenemos que traducir de nuevo porque están almacenadas en nuestra TM.

d)      Repeticiones: se trata de palabras que forman oraciones que se repiten dentro del mismo texto.

Uno de los principios de los servicios lingüísticos modernos es que, gracias a las herramientas de traducción asistida, el grado de esfuerzo y el tiempo que los traductores y localizadores invierten en traducir es inversamente proporcional al grado de coincidencia con el material disponible en la TM: cuanto más parecido sea el texto que hay traducir al que tenemos como referencia, menor será el esfuerzo y más rápido será el proceso.

Esta idea también queda reflejada en la aplicación de las tarifas correspondientes a los distintos tipos de palabras, es decir, cuanta más referencia haya disponible en la TM (palabras fuzzy altas) menos pagará el cliente por la traducción.

Finalmente, dado que el esfuerzo del traductor y la tarifa son (supuestamente) menores al traducir oraciones con palabras fuzzy con una TM, el tiempo final que empleado también deberá ser menor.

Como resultado de todo esto podemos deducir que tener en cuenta este razonamiento es vital para planificar el tiempo del que disponemos en una jornada y el volumen de palabras reales que vamos a traducir y para medir nuestra productividad en términos absolutos.

Vamos a poner un ejemplo para que todo se vea más claro. Pongamos que un cliente me envía una actualización de software EN > ES cuyo recuento es el que se muestra en la imagen.

Análisis del encargo

Las condiciones que acordadas con el cliente para el encargo son las siguientes:

1)      No se pagarán los segmentos 100% disponibles en la TM ni las repeticiones (no es necesaria revisión). La tarifa para palabras nuevas será de 0,09 €. Sólo habrá una categoría de palabras fuzzy (en el análisis aparecen cuatro categorías), 75-99%, y su tarifa será de 0,06 €.

2)      Plazo máximo de realización de 4 horas desde la recepción del encargo.

Apliquemos ahora unos sencillos cálculos para realizar el recuento compensado y calcular más fácilmente cuántas palabras reales traduciré y cuánto tiempo debería invertir. En primer lugar, adaptamos el recuento a las condiciones del encargo, y el resultado es:

Palabras nuevas 378
75% – 99% 403
Repeticiones 4
100% 136
Total 921

Si partimos de la base de que las palabras nuevas se pagan completas (100% de la tarifa), aceptamos que el esfuerzo y tiempo dedicados son máximos. Asumamos además que un localizador traduce unas 300 palabras de software a la hora. Con este planteamiento, las 378 palabras nuevas del recuento se traducirán un más o menos una hora y cuarto.

Por otra parte, dado que el cliente ha especificado que no se pagan 100% ni las repeticiones, el esfuerzo y tiempo dedicados es cero.

Pasemos ahora la parte más interesante, la de las palabras fuzzy. Dado que la tarifa es menor (0,06 €), el esfuerzo y tiempo dedicados a este tipo de palabras debe ser proporcionalmente menor a la reducción de la tarifa. En este caso, 0,06 € representa aprox. el 65% de la tarifa de las palabras nuevas (0,09 €). Por lo tanto, la siguiente operación serviría para convertir las 403 palabras fuzzy en palabras nuevas y, de esta forma, calcular el tiempo que tardaríamos:

65% de 403 = 266

Por lo tanto, de forma compensada, las 403 palabras fuzzy serían 206 nuevas, en las que deberíamos invertir menos de una hora en traducirlas.

El recuento final tras la aplicación de la compensación a las palabras fuzzy, 100% y repeticiones sería:

Palabras nuevas 378
75% – 99% 206
Repeticiones 0
100% 0
Total 644

Conclusión: Ya sabemos que debemos invertir unas dos horas y media para traducir este encargo de localización de software (por lo que cumpliremos con el plazo de entrega). Dado que calculamos nuestra productividad en función de la norma 300 palabras/hora (software), será muy sencillo que, una vez acabo el encargo, podamos calcular si hemos trabajado a un buen rendimiento o no (si superamos las dos horas y media de forma no justificada, algo habrá ido mal).

En general la tarea del recuento compensado puede parecer un poco compleja al principio, pero a largo plazo es una muy buena práctica, especialmente porque nos permite evaluar nuestra progresión y productividad en función de los distintos temas (observamos cómo en nuestras áreas de especialización podemos llegar a producir mucho más). Además, conocer de antemano los recuentos absolutos reales de los posibles proyectos puede ser de extrema utilidad para planificar nuestro flujo trabajo a corto y medio plazo.

Bueno, esto es todo que, como siempre, me he enrollado muchísimo. ¡Ahora todo el mundo a compensar sus recuentos!

Un saludo,

Álvaro

PD: Este blog ha cumplido un añito de vida. ¡Feliz cumpleaños!

Recomendación musical: Naive, de The Kooks.

2 comentarios el “Recuentos compensados para los encargos de traducción

  1. Muchas gracias, Álvaro, por explicar lo de los recuentos compensados.

    Si he entendido bien, el porcentaje que se usa para compensar se obtiene según la relación existente entre las tarifas de las palabras nuevas y las fuzzies. Imagino que para que salga realmente a cuenta hay que hacerlo tramo por tramo, ya que compensar todos los fuzzies de la misma manera no tiene sentido. El tiempo de corrección de un 99%, un 80% o un 75% es totalmente diferente.

    Elizabeth

    • alvaromira dice:

      Hola, Elizabeth:
      Muchas gracias por tu comentario. Estás totalmente en lo cierto, lo habitual es aplicar las 4 categorías de fuzzy con las que habitualmente se trabaja.
      El motivo por el que no lo hice fue para aligerar la entrada del blog (que ya de por sí es muy larga) y para no complicar la explicación con más cuentas.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s