Gestores de proyectos contra traductores

Parte del día a día de (casi) cualquier traductor profesional implica el trato con los PM o gestores de proyectos. Su labor es indispensable para que los clientes finales queden satisfechos con el servicio lingüístico de traducción o localización (incluidas tareas derivadas como DTP o maquetación, testing, etc.) que contratan.

El objetivo de esta entrada del blog es daros a conocer mi punto de vista acerca de la relación que se establece entre los traductores y los gestores, ya que en las últimas semanas he charlado sobre el tema con dos personas que se ostentan este puesto en distintas empresas y tienen puntos de vista totalmente opuestos acerca de su labor.

Desde mi punto de vista, es necesario desmitificar el actual status quo del que disfrutan muchos gestores que, por algún motivo que desconozco, a menudo adoptan una postura de cierta superioridad cuando tratan con los traductores a los que delegan el trabajo de traducción o revisión que contratan los clientes, que muchas veces tienen la sensación de verse mirados por el encima del hombro.

La cuestión, en mi opinión, es la siguiente: el trabajo de un PM es complicado porque conlleva moverse entre dos frentes distintos, el del cliente y el de los traductores; saber gestionar intereses que habitualmente tienen direcciones opuestas para conseguir encontrar el punto medio en que ambas partes interesadas queden satisfechas. La buena realización de esta parte del proceso de traducción es una condición primordial para que todo llegue a buen puerto.

PM vs. TraductoresNo obstante, la gestión del proyecto sólo es una parte más del proceso, igual de importante que la traducción o la revisión. Creo que es necesario reivindicar la posición de igualdad que debe existir entre todos los integrantes del proceso de traducción y localización en el que nos movemos hoy en día. En ningún caso los (buenos) PM tienen derecho alguno a creerse por encima de los traductores o los revisores; al fin y al cabo, son estos últimos los que realizan la mayor parte del servicio lingüístico. No hay que olvidar que los clientes contratan los servicios porque necesitan que se traduzcan y revisen contenidos lingüísticos, es decir, que, en primera instancia, la mayor responsabilidad del servicio cae de manera directa sobre los hombros de los traductores, ya que de la calidad del servicio de traducción o localización depende en gran proporción de su labor lingüística.

Este hecho debe ser más que suficiente para que la relación que se establece entre gestores y traductores se lleve a cabo en un plano de absoluta igualdad desde ambos frentes. Por una parte, los PM deben tener muy claro que un servicio de máxima calidad sólo es posible como resultado de una gestión correcta combinada con un proceso de traducción adecuado, y que, para que este escenario sea plausible, es necesario que den la misma consideración al trabajo de traductores, localizadores y revisores que al que ellos realizan. Por otra parte, los traductores deben ser empáticos y comprender la encrucijada en la que los gestores se hallan a menudo y no recurrir a la crítica fácil y gratuita de sus destrezas para negociar con los clientes, planificar proyectos, elegir recursos, etc.

Cuando un cliente acude a una empresa o una agencia de traducción, necesita traducir texto, pero en realidad adquiere un servicio como otro cualquiera en el que la atención y presentación del producto (gestión del proyecto y de la relación con el cliente) es tan relevante como el producto en sí mismo (traducción y revisión de contenidos lingüísticos).

Todos los buenos PM tienen tremendamente claro este concepto y lo demuestran en el trato que dispensan a sus traductores y localizadores. Los que no lo tienen tan claro, son los que suelen tomar ese aire de superioridad que se ha comentado anteriormente. A lo mejor sería bueno refrescarles la memoria. De ahí, como he afirmado al principio, esta entrada en el blog.

Espero que la reflexión os haya resultado interesante.

Un saludo,

Álvaro

Recomendación musical: Stereophonics – Billy Davey’s daugther. Desgraciadamente, hay gente que muere demasiado joven. Esta canción, por la letra, va por ellos.

2 comentarios el “Gestores de proyectos contra traductores

  1. Interesante. También se da el caso (menos frecuente) de traductores que desprecian a los PMs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s